Eight and Bob

Eight and Bob fue creada por Albert Fouquet, hijo de un aristócrata parisino, el cual fue parte de la elite francesa a principios del siglo XX. Y además un gran conocedor de los perfumes. En una habitación de la primera planta del castillo familiar, Fouquet creó varias esencias para su propio uso personal. En los acontecimientos sociales siempre sorprendía por las fragancias exquisitas que llevaba. Y se hizo cada vez mayor la demanda de estas dentro del círculo social exclusivo que frecuentaba. Sin embargo, Fouquet rechazaba continuamente las ofertas que le llegaban para sacar al mercado su fragancia.

Pero lo que le hizo destacar fue que una noche de las vacaciones del verano de 1937 en la Costa Azul, Albert Bouquet simpatizó con un joven estudiante norteamericano que recorría Francia en un descapotable: John F. Kennedy. A los pocos minutos de ser presentados, JFK ya se había encaprichado con la esencia que utilizaba Albert. La simpatía que desprendía Kennedy convenció a Albert para dejarle a la mañana siguiente en el hotel un ejemplar de su anónima colonia, con una nota: “En este tarro encontrarás la dosis de glamour francés que le falta a tu simpatía americana” .

A la vuelta de sus vacaciones Albert recibió una carta de JFK desde EEUU agradeciéndole el detalle y comunicándole el éxito que había tenido el perfume entre sus amistades. Le rogaba que le enviara 8 ejemplares, “…y si su producción se lo permite, otro más para Bob”. De ahí su nombre Eight and Bob y el resto, es ya historia.