Frapin

Esta es la historia de una ilustre familia, una gloriosa campiña y un saber milenario. El origen de Frapin se remonta al año 1270, en el centro de la ‘Gran Champagne’ en la región de ‘Chateau de Fontpinot’. Su actividad principal son sus afamados coñacs. Este negocio ha pertenecido a la familia durante casi 8 siglos. Después de muchas generaciones continúan destilando su valioso coñac. Y en el 2002 comenzaron a  crear perfumes, basándose en la más exclusiva tradición francesa. Estos perfumes han sido elaborados como sus coñacs. Trabajando con el respeto de una receta ancestral exigiendo paciencia, pasión, saber hacer, y las más nobles materias primas. Coñacs y Perfumes, ambos productos representan la cultura francesa, la exclusividad y la calidad. Aromas inspirados en sus coñacs, su historia y su tierra.

Frapin se introdujo en el mundo de la alta perfumería a través de Beatrice Cointreau perteneciente a la última generación familiar en la actualidad. Su primer perfume se lanzó en el año 2002, llamado ‘1270’ en conmemoración del año de fundación de ‘Frapin’. Los perfumes se elaboran con los más altos estándares, de la mano de los prestigiosos perfumistas.

Prueba estas maravillosas fragancias en Erlai. Envío gratis. 48h.